Astrología para entender el mundo actual

by DFN2poFq0g

‎En los últimos años, el interés por la astrología ha vuelto a aumentar, especialmente entre los jóvenes. Cada vez vemos a astrólogos más famosos tanto en las redes sociales como en la televisión. Pero, ¿por qué es, para algunas personas, una pseudociencia sin valor?

El debate actual sobre astrología se debe a que cada vez hay más seguidores entre los jóvenes. Por eso, muchos científicos han salido y dicen que no produce conocimiento válido y que, básicamente, todos son estafadores.‎

‎ Por otro lado, los astrólogos argumentan que su estudio no responde a las reglas de la ciencia actual, pero eso es igualmente válido y puede ayudar a muchas personas. Veamos entonces cómo nació la astrología y qué sugiere. Los primeros signos de astrología que conocemos en Occidente son de hace casi 5000 años. Babilonios y egipcios comenzaron a estudiar el movimiento de los planetas y lo relacionaron con los eventos que ocurría en su vida cotidiana.‎

‎Luego, esta tradición llegó a la Antigua Grecia y Roma, lo que dio lugar a los signos tal y como los conocemos hoy en día.‎

‎ Cada uno de los doce dioses olímpicos correspondió con un signo. Al mismo tiempo, los estudios astrológicos comenzaron tanto en China como en la India Estas tradiciones se conservan hoy en día y también aumentaron su popularidad. Los tres acuerdan dividir a las personas en doce grandes grupos según su fecha de nacimiento, aunque más tarde varían en otras cuestiones. Sin embargo, la astrología no solo está dividiendo a la población en los doce signos que conocemos, sino que es mucho más compleja.‎

‎Se basa, entonces, en la Carta Astral.‎

‎ es decir, la posición de los planetas, el Sol y la Luna según el lugar y hora exactos del nacimiento de una persona. De esta manera, primero se determina dónde estaba el Sol en relación con la Tierra cuando nació la persona. Esta es la señal que todos conocemos en general. Pero entonces, se determinan las llamadas doce casas. El espacio se divide en doce ángulos y cada casa corresponde a un signo.‎

‎De ahí surge, por ejemplo, el ascendente y el descendiente. De esta manera, una persona puede ser Libra, y tener su ascendente en Géminis y su descendiente en Sagitario, por poner un ejemplo. Estos son cálculos matemáticos, que se hacen desde la visión geocéntrica que estaba sucediendo cuando surgió. Sin embargo, las implicaciones sobre la personalidad o la lectura de datos, es subjetiva. Es decir, depende de la visión que cada astrólogo realiza en la Carta Astral de la persona.‎

‎ Pero entonces, ¿cuál es el valor de esta disciplina? Para el científico, ninguno. Es sólo eso, la astrología no sigue el método científico.‎

‎Esto es, en resumen, hacer una pregunta, plantear una hipótesis, probar esa hipótesis, analizar los resultados determinar si la hipótesis es falsa o verdadera y reportar los resultados. La astrología no contrasta las predicciones que hace con los resultados obtenidos.‎

‎ Podemos ver la diferencia con la astronomía, la ciencia que estudia las estrellas. Si bien tuvieron un origen común en la antigüedad, con el paso del tiempo, la astronomía se basó en el método científico, lo que le permitió evolucionar y adquirir nuevos conocimientos. Por ejemplo, la astronomía podría probar que hay otras dos constelaciones que deberían ser dos signos del zodiaco. En realidad, podríamos considerar catorce signos y no sólo doce. El primero es Ofiuco: se encuentra entre Escorpio y Sagitario y sería para los nacidos entre el 30 de noviembre y el 17 de diciembre.‎

‎ Se cree que los babilonios ya sabían de su existencia, pero que eliminaron este signo para que el número final sea doce, así como los meses del año. El segundo es Cetus y su periodo es muy corto: Solo unas pocas horas entre el 27 y el 28 de marzo. Pero hay otro desafío astronómico que la astrología no ha tratado.‎

‎En 2016, la NASA lo puso sobre la mesa. Resulta que el eje de la Tierra gira lentamente y gira completamente cada 25.776 años.‎

‎ Es decir, cada 130 siglos se invierten las estaciones. De esta manera, dado que los babilonios calcularon los signos hace unos 5000 años, cambió la forma en que el Sol apunta a las constelaciones. Es por eso que la NASA informó cuáles serían las nuevas fechas de los signos, aunque lograron aclarar que no hacen astrología. Ah, no se olvidaron de Ofiuco y lo incluyeron. Si quieres saber cuál es tu signo según la NASA, pausa este video ahora si no, continuamos en 3, 2, 1.‎

‎.. Hay otras respuestas que la astrología ha tenido problemas que resolver.‎

‎Por ejemplo, el caso de los gemelos. Se trata de dos personas nacidas con minutos de diferencia en un mismo lugar.‎

‎ Es decir, la posición de las estrellas en sus nacimientos es similar, y seguramente sus Cartas Astrales son las mismas. Sin embargo, está claro que los gemelos tienen personalidades y vidas muy diferentes. En la misma línea, se realizaron varios estudios sobre las predicciones que realiza el horóscopo, que dieron lugar al llamado efecto Forer. Un psicólogo con ese apellido realizó una prueba de personalidad a sus alumnos. Luego les dio los resultados.‎

‎ La trampa del experimento es que a todos se les dio el mismo resultado. Y la gran mayoría estuvo de acuerdo con los resultados de las pruebas. ¿Cómo lo hizo? Bueno, hay varias causas que influyen.‎

‎Por ejemplo, el sujeto tiene que creer en la autoridad del evaluador y pensar que el análisis se aplica sólo a él.‎

‎ Pero además, el análisis debe enumerar la mayoría de los atributos positivos y hacer declaraciones vagas, en las que muchas personas pueden sentirse identificadas. El propio Forer reconoció que los resultados fueron extraídos de diferentes horóscopos. Por ejemplo, una parte del texto que dio a sus alumnos dice: “A veces eres extrovertido, afable y sociable, mientras que otras veces eres introvertido, cauteloso y reservado”. Es decir, temas que se contradicen entre sí y que de una forma u otra están cerca de casi todo el mundo. Para responder a estas preguntas, los astrólogos recurren a expresiones como que la astrología solo se puede demostrar a través de la experiencia vital.‎

‎ Es decir, tratan de esquivarlo y recurrir a las expresiones religiosas.‎

‎La diferencia es que las religiones, en general, reconocen que se basan en la fe. Proponen que la razón llega al conocimiento hasta cierto punto, y luego hay cuestiones que escapan de ella y que son territorio de fe. La astrología, sin embargo, parece justificar sus afirmaciones por la razón. aunque en realidad recurren a cuestiones de fe sin reconocerla directamente.‎

‎ Si volvemos al principio, podemos entender por qué hay tantos millennials que dan lugar a la astrología. Muchos estudios han demostrado que cada vez menos personas afirman, por ejemplo, creer en Dios.‎

‎Sin embargo, la necesidad de una vida espiritual los lleva a buscar respuestas en otros lugares. Así llegan, por ejemplo, a la astrología, una religión cool que pudo adaptarse a la generación que creció en los años 90. Entonces, ¿la astrología tiene aspiraciones científicas?‎

‎ Muchos astrólogos dirán que, en términos de la ciencia actual, no realmente. Que la astrología tiene otra forma de construir conocimiento, diferente del método científico.‎

‎Y eso, de esta manera, siendo o no una ciencia, sería secundario. El punto es que mientras que con la ciencia puedes enviar un cohete al espacio, con la astrología puedes manejar tu propia vida. Así, la astrología se liberaría de la crítica científica.‎

‎ Sin embargo, esto no es del todo cierto. Porque detrás de las predicciones de la astrología hay un cierto tinte de aspiración científica. Es decir, se hacen afirmaciones como si fuera ciencia pero luego no apuesta por el método científico. el resultado de esto es que podemos considerar la astrología como una pseudociencia. Las pseudociencias son las disciplinas que presentan información que parece científica, pero que no siguen el método o no pueden ser verificadas.‎

‎ Esta lista generalmente incluye algunas muy diferentes, como la homeopatía, la grafología, la numerología, la alquimia e incluso el psicoanálisis.‎

‎Pero si hay personas que dicen que estas disciplinas son útiles para ellos, ¿significa esto que todos sus conocimientos deben ser descartados? En realidad, no necesariamente, pero se trata de diferenciar el lenguaje científico del que no lo es. Y tú, ¿qué piensas de la astrología? ¿Crees que funciona o es una estafa?‎

You may also like